Titulo Historia de Miramar

El Vivero

La Baliza
En esta fotografía tomada durante la construcción de la baliza
en el año 1927 se observan las dunas al fondo en donde hoy se
encuentra ElVivero

Cuando hablamos de médanos, inmediatamente nos imaginamos la zona de las playas detrás del Vivero entre Miramar y Mar del Sur, sin embargo, cuando el pueblo iniciaba su existencia, los médanos eran muy diferentes de los que son ahora y representaban un enorme problema que requirió un gran esfuerzo para su solución.
En los comienzos de la historia de Miramar, la zona de la costa que rodeaba al pueblo presentaba un paisaje más propio de un desierto, constituido por enormes médanos vivos. Los médanos vivos son grandes montañas de arena que se mueven por efecto del viento. Teniendo en cuenta que en Miramar los vientos predominantes se dirigen desde la costa hacia tierra adentro, las consecuencias de este movimiento de médanos eran no solo incomodas sino que también solían producir pérdidas económicas.
Los finos granos de arena se trasladaban a grandes distancias (estudios efectuados por entonces afirmaban que las dunas se movían a una velocidad de nueve metros por año), obstruyendo puertas y ventanas y perjudicando sembradíos y campos de pastoreo. Se dice que en las casas más cercanas a la costa las capas de arena tenían más de un metro de espesor.

Mamapina
El chalet Mamapina en 1924 - Esta fotografía de la primera
construcción de la costa permite apreciar el aspecto que tenía
la zona en ese entonces.

La única solución posible era fijar las dunas para evitar que continuaran su avance. En el año 1923 se creó por ley el Vivero Dunícola, dependiente del Ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia de Buenos Aires. Las primeras tierras destinadas a este fin fueron 14 hectáreas donadas por Felix U. Camet, en 1926 la Municipalidad de Gral. Alvarado dona otras 3 hectáreas. Luego, sucesivas donaciones y expropiaciones llevaron la superficie del vivero a las 502 hectáreas que tiene en la actualidad.
El Vivero se constituyó en una Estación Experimental en la que se ensayaron diversas técnicas de fijación de médanos y se investigó acerca de las posibilidades de adaptación de las especies vegetales al suelo arenoso y al duro clima marítimo.Estas técnicas, que demostraron ser sumamente exitosas, fueron aplicadas posteriormente (1936) en las dunas de la zona que debía ocupar el Camino-Parque que uniría la ciudad de Miramar con Mar del Plata a lo largo de la costa, si la fijación de estas dunas el mantenimiento del camino se hibiera convertido en una tarea imposible.
El 31 de Octubre de 1934, se dió al vivero el nombre de Florentino Ameghino.